Wednesday, June 30, 2010

ESCUCHEME AHORA, DON JUAN GOSSAIN...




Ahora, don Juan Gossain, que usted serà un simple radioescucha màs entre todos los que existimos en Colombia, ahora que usted se retira a sus cuarteles de invierno, ahora que ve tan cercana la lùgubre y fria existencia de una voz en el olvido, quiero decirle algunas cosas que por muchas razones quise decirle personalmente, y que espero que algùn dia las lea aqui, en el rincon que construi en una caja negra.

No se que piense usted de su oficio. No se còmo se considere usted: un periodista, un escritor, un filòsofo o un asesor de imagen. Creo que todas las anteriores le cabrìan muy bien. Pero yo creo que quieres tienen el privilegio de que se les deje hablar por un micròfono y que se les escuche a cientos de kilòmetros de distancia, deberìan de hacer hincapiè en procurar que todo aquel que logre escucharlos, inicie su formacion como persona critica y atenta a su entorno. Que sienta interès por la situacion que lo rodea.

Usted, don Juan Gossain, es uno de los culpables de que nuestra generacion sea una generacion de dormilones polìticos. Una generaciòn de muertos vivientes que poco o nada saben de lo que se trama en el Congreso, en la Casa de Nariño o en un sencillo cabildo de concejales. Sus preguntas light a los presidentes de turno (a quienes usted ha sobrevivido y sobrevivirà), logrò granjearle a usted y a su sèquito de aduladores un lugar de privilegio el la aristocracia bogotana y caribeña, mientras su pueblo natal, San Bernardo de los Vientos, continua siendo un pequeño caserìo de hermosas playas blancas, enormes cocoteros y niños descalzos y desnutridos.

Quienes crecimos madrugando a las escuelas pùblicas y a los colegios escuchando las noticias por la Cadena Bàsica de RCN, vimos marchitarse nuestro paìs de forma inexorable y melancòlica, sin que ninguno de ustedes se inmutara frente a eso. Prestàndole el micròfono a cuanto senador, ministro o dirigente polìtico quisiera llenar de mentiras nuestras cabezas. Cantando la eterna canciòn de cuna que nos adormilò, y que hoy, gracias a Dios, nos dimos cuenta que no era eterna.

Duerme usted tranquilo, don Juan Gossaìn? Ha pensado o pensò alguna vez en el enorme fracaso que fue su vida periodìstica? Sintiò vergüenza de eso cuando le escribìa poemas a Vicky Dàvila o a su esposa Margoth? Y digo fracaso, porque no me cabe en la cabeza que alguien tenga una mente tan malvada, fria y calculadora, que planee este arrullo social de forma sistemàtica y precisa... verdad? O no?.

Es verdad que usted planea abrir una escuela de periodismo? Hace un rato me di cuenta (Maria Isabel Rueda me lo contò por la radio). Quiere acaso perpetuar su canciòn de cuna y de verdad hacerla eterna? O quiere resarcir el enorme y añejo error de su vida profesional con la nueva sangre que se le entregarà a usted? Ruego a Dios para que la segunda opcion sea la que se encaje entre sus hemisferios cerebrales.

Adios don Juan Gossain. Se despide de usted un fiel oyente, que tuvo que pellizcarse el brazo de forma contìnua, mientras usted, desde su cabina en Bogotà y en Cartagena, cantaba con melodiosa voz su letàrgica cancion de cuna.

1 Comments:

Blogger bellota_b said...

uy'...eso fué un buen desahogo,algo asi como vomitar letras oprimidas por un dictador.
cariñissss ...mucho tiempo sin leerte ;)

8:44 PM  

Post a Comment

<< Home